Decimos que estamos haciendo un maridaje geográfico cuándo armonizamos un platillo de una región particular con un vino del mismo origen; por ejemplo, un Dolcetto d’Alba con un Vitello Tonnato.

El Dolcetto es una uva autóctona del Piamonte, que cuando se prueba directamente la planta es dulzona, sin embargo, cuando se vinifica, produce un vino completamente seco, con poco tanino, una acidez deliciosa y notas mentoladas. El Vitello Tonnato es un clásico “antipasto” de tiempo de calor, ya que consiste en finas láminas de ternera cocida a baja temperatura bañadas con una salsa a base atún, mayonesa, anchoas y alcaparras, servido a temperatura ambiente.

Este tipo de armonizaciones están garantizados por un efecto de ensayo y error llevado a cabo durante decenas de años o hasta siglos, durante los cuáles los pobladores de la región, lograron obtenerlas. También se le conoce como maridaje natural ya que es esperado que los habitantes de un a población coman los productos de su región y beban los vinos de ahí mismo. “What grows together, goes together”.

 

GALERIA