Si un local ha alcanzado fama como pocos y buena reputación convirtiéndose en el “lugar” de reunión por excelencia en la zona más concurrida de Polanco, ese es Brassi. A ocho años de su apertura en un sitio tan común como en el que antes habitó una carnicería del barrio -por el que nadie apostaba- su éxito ha sido innegable, gracias al esfuerzo y dedicación de un grupo de jóvenes emprendedores liderados por Sandra Oliveras.

Estos, le echaron el ojo a la estratégica esquina con terraza y le vieron potencial enorme para abrir allí un restaurante de ‘comfy food’ en concepto petit bistrot, de allí su nombre, un diminutivo corto de la palabra francesa ‘brasserie’. Como tal, empezaron ofreciendo una carta de cocina casual, contemporánea y estacional que siempre cambia de acuerdo a la temporada. Es seguro que a eso debe su éxito, agradando a todo tipo de comensal, sobre todo entre el público treintañero.

Para festejar su octavo aniversario ofrecieron un convivio con amigos y clientela fiel, donde todos disfrutaron degustación de las novedades culinarias de la carta y cocteles correctísimos como el ‘cucumber’, ‘golden forest’ y ‘on the terrace’. La parte amena estuvo a cargo del Dj de la casa y del ilusionista Yann Nuri que dejó boquiabierto a todo mundo con suertes de magia que realizó de mesa en mesa.

Como siempre, inmejorable ambiente hubo con las prolongadas sobremesas de rigor que lo han convertido en todo un ‘hotspot’ de la zona llamada Polanquito.

Galería