Home / Gourmet  / Festín de Sensaciones

Festín de Sensaciones

Qué puede ser más placentero que dejarse seducir por el placer en sí mismo, y por el acto de disfrutarlo sin culpas. Quien puede y quiere lograrlo, sabe que a lo largo de la vida

Qué puede ser más placentero que dejarse seducir por el placer en sí mismo, y por el acto de disfrutarlo sin culpas. Quien puede y quiere lograrlo, sabe que a lo largo de la vida necesita experimentar, estar abierto a las sorpresas, y busca experiencias cada vez más profundas, como las que brinda el vino. Un buen conocedor de vino es el que busca y experimenta para reconocer las cualidades del vino que degusta, a través de sus sabores y aromas.

Este vino es el resultado de arduas investigaciones durante cuatro generaciones, en los viñedos de Bodegas Campillo en Laguardia.

Podemos encontrar el placer del buen vino en cualquier momento y en cualquier lugar, no tenemos que esperar a una fecha o un momento especial, pues el vino los convierte en tales. Por eso, sirvo en mi copa Riedel Vinum Tempranillo el tinto Campillo Reserva, dos placeres unidos en un mismo momento. Esta copa fue diseñada específicamente para que los sentidos descubran las cualidades de esta cepa insignia española, mediante el diseño alto y generoso de su cáliz, cuya base amplia se estrecha en el borde para resaltar los sabores con un final elegante.

En esta unión de perfecciones, el sabor y aromas de Campillo Reserva se aprecian por completo, logrando transportarnos a la región más famosa del mundo en cuanto a producción de vinos españoles se refiere: la DOCa Rioja. Este vino es el resultado de arduas investigaciones durante cuatro generaciones, en los viñedos de Bodegas Campillo en Laguardia, en pleno corazón de la Rioja Alavesa, famosa por sus cualidades para el cultivo de las vides y crianza de los vinos.

La altitud, el clima, la contextura de los terrenos, la tecnología y el trabajo esmerado, son factores que convergen en la creación del excelente Campillo Reserva, que ha sido ganador de premios como la Medalla de Oro en Selections Mondiales des Vins, la Medalla de Plata en el International Wine Competition, la Medalla de Plata en el Concours Mondial de Bruxelles, y la Bacchus de Plata en los Premios Bacchus.

El placer comienza con la primera mirada a la botella y a la fina transparencia de la copa de cristal, seguida por el sonido del descorche de la botella y la característica resonancia del líquido en contacto con la copa. Es el canto que indica el camino hacia una serie de agradables sensaciones.

Al probar este vino, se pone a prueba nuestra memoria, retándola a encontrar en sus cajones los aromas que nos son familiares, incluso aquellos a los que no les hemos puesto nombre, y que descubrimos en el vino. Campillo Reserva conserva el legado de la madera de Roble Americano de su barrica, la misma en la que durante 20 meses se llevó su crianza. Los aromas, complejos y elegantes, despliegan los recuerdos de fruta madura, regaliz, notas tostadas y minerales.

Para acompañar estos aromas redescubiertos, el maridaje es con sabores muy conocidos, como los de las carnes rojas, y pescados como el atún, bacalao, chipirones en su tinta o con angulas.

 

W. bodegascampillo.com

«Más que un festín gastronómico, Campillo nos invita a un festejo de sensaciones».

APASIONADA DEL BUEN VIVIR