Uno de los grandes atractivos turísticos de España son sus islas, como es el caso de las Baleares que están conformadas por Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. En ésta última, el Gecko Beach Club abre sus puertas año con año durante la temporada de verano siendo ya una referencia de Formentera. Tras varios meses de trabajo de reformas y un amplio proceso de decoración, el hotel se presenta con un nuevo estilo propio que reivindica la Riviera Balear, manteniendo el atractivo que año tras año hace que sea elegido por muchos como destino.

El proceso de restyling de habitaciones, restaurante y Beach Club ha corrido a cargo del estudio del arquitecto e interiorista Antonio Obrador. Con esta nueva imagen, se ha querido evocar el servicio y el glamour de aquellos años 50 del siglo XX, cuando la jet-set internacional comenzaba a disfrutar sus veranos en los lugares más privilegiados de las costas españolas. Gecko materializa ese ambiente en el año 2017, con su propio estilo de Riviera Balear, que hace que los huéspedes se sientan cómplices de la magia de la isla, los atardeceres frente al mar, la tranquilidad de la naturaleza y la energía de Formentera.

[ht_blockquote type=”no_bg” author=”Bernardo Cabrera Soriano”]La nueva decoración mantiene el espíritu mediterráneo y libre de Gecko a través de colores, materiales y diseños que se amalgaman perfectamente para preservar ese estilo despreocupado y tranquilo que se vive solo en esta isla balear.[/ht_blockquote]

El espacio central de este nuevo Gecko sigue siendo su Beach Club, un espacio donde disfrutar que suma la piscina, la zona playa y un cuidado servicio al cliente que quiere revivir el auténtico estilo Riviera Balear, a través de una mezcla de naturaleza, sol, mar, tranquilidad, desenfado y relax en las tumbonas y camas balinesas con todas las atenciones.

En este entorno, es fácil disfrutar de los grandes atardeceres y jornadas interminables que los habituales de Formentera – se alojen en el hotel o no – recordarán de los últimos años: las mismas vistas con los mismos yates de fondo, el mismo DJ pinchando la mejor música Bossa Nova en la piscina, los mismos cócteles clásicos y la misma energía de Formentera… todo igual, pero todo con una nueva forma de recuperar la elegancia y autenticidad que algunos amantes de la isla echaban en falta.

Por su parte, el restaurante, a pie de playa, ofrece una propuesta que combina influencias y culturas de todo el mundo en una carta donde destacan las recomendaciones diarias y con el justo equilibrio entre la cocina mediterránea, internacional y fusión.

Otra de las grandes apuestas de Gecko en esta nueva etapa son sus clases y sesiones de yoga, a cargo de su yogui Yianis y su equipo, que se celebran de forma individual o en pequeños grupos cada mañana en los jardines frente al mar. Además, todo el equipo de Gecko velará para organizar al huésped excursiones y actividades en la isla.

Las 30 habitaciones del hotel se han renovado completamente para ofrecer al huésped el máximo confort y calidad, respetando siempre las sensaciones que caracterizan una estancia en Gecko. En esta nueva etapa, el hotel pone a disposición de sus huéspedes distintos tipos de habitaciones.

Las habitaciones Doble Gecko están situadas en la primera planta del hotel, decoradas en tonos ligeros que invitan al descanso en sus camas King Size tras un largo día de playa. Estas habitaciones cuentan con un espléndido balcón desde el que disfrutar las vistas al jardín y al horizonte marino. Gecko Sunset, es una habitación única,  que ofrece una privilegiada vista frontal del mediterráneo justo desde la privacidad de la cama, o desde alguno de sus dos balcones, donde la puesta de sol es siempre un espectáculo. Por su parte, las habitaciones Gecko Sunrise, ubicadas también en la primera planta, respiran equilibrio y elegancia, y disponen de una amplia terraza-solarium privada, donde practicar yoga, desayunar, o capturar los primeros rayos de sol de la mañana desde las tumbonas al lado de la piscina privada.

En la planta baja del hotel, las habitaciones Pool Patio replican la personalidad serena y natural de Formentera. En ellas el huésped encuentra un patio privado de estilo mediterráneo cubierto por una pérgola donde se refleja el agua de la piscina privada. Cuenta también con un área de descanso con mesa y confortables sillas. En el caso de las habitaciones Pool Garden, decoradas con materiales nobles, el patio privado tiene dos alturas distintas. En el nivel superior de la terraza se encuentra el área de relax cubierta con cojines desde la que se vislumbra el jardín y el mar, donde rendirse al placer de una siesta bajo la pérgola después de refrescarse en la piscina privada. Vestidas en tonos arena las habitaciones Pool Corner ofrecen el confort que caracteriza al hotel y cuenta con un amplio jardín privado donde se ubican la piscina privada, ducha, y tumbonas bajo la pérgola.

Por último la habitación Gecko Loft resume todos los placeres del estilo de vida mediterráneo. Se trata de una habitación espaciosa, con cama king size, una gran ventana de cara al mar y vestidor. En su solarium-terraza dispone de sofás y tumbonas. Al frente, la playa de Migjorn.

 

Gecko Hotel & Beach Club

D. Playa de Migjorn, Ca Marí, Formentera, España

T. +34.971.328.024

@GeckoBeachClubFormentera

“En el hotel Gecko es fácil disfrutar de los grandes atardeceres y jornadas interminables que los habituales de Formentera”.