Hay gente que dice que Londres tiene muchas caras; una ciudad rica en historia, el centro de un imperio, es también una gran y moderna metrópolis, donde nos encontramos con extremos opuestos y belleza única.

Una de mis caras favoritas de esta vibrante ciudad es la que podemos gozar desde el magnifico hotel May Fair, ubicado en el verdadero corazón de Londres.

A poca distancia de la New Bond Street, famosa por sus tiendas de moda, se encuentra el famoso y reconocido May Fair, un hotel ícono del diseño contemporáneo británico que hace homenaje al mismo tiempo del glamour del pasado de este importante país.

Muy de moda, este es un lugar perfecto para disfrutar del clasicismo inglés ya que se ofrece té por la tarde en el May Fair Kitchen; su menú El Dolce Semplice, reúne la tradicional hora del té con un toque de influencias italianas y españolas, convirtiéndose en una delicia internacional, en la que el té es acompañado con pan de naranja, churros, tiramisú y pannacotta.

 

GALERIA

 

El Spa del May Fair ha llevado los estándares de belleza y tratamientos a otro nivel, mediante su atención exquisita a cargo de expertos, así como de tratamientos pioneros. La exfoliación con sal marina y aceites consiente a la piel completa del cuerpo, dejándola suave; para nutrirla, la envoltura corporal sigue a la exfoliación, hidratando y nutriendo la piel.

La excelencia en la atención a los detalles hacen sentir a los huéspedes en verdaderos miembros de la realeza, pero fue gracias a su dedicación en la organización de bodas, fiestas y eventos especiales, que el hotel fue ganador del premio a la Excelencia 2017 por parte de Condé Nast Johansens. La excelente ubicación lo convirtió en el hogar de la aristocracia londinense después del Gran Fuego de 1666, el hotel ahora forma parte de la base de uno de los barrios más famosos y elegantes de esta bella ciudad.

Uno de mis lugares favoritos es la terraza del hotel, en acogedor espacio que invita a conversar entre puros y cocteles con la elegancia característica londinense. Pero adentro del hotel hay un sinfín de placeres, incluyendo el cine privado más grande de la ciudad, compuesto con proyectores de alta definición, equipo de sonido de alta calidad y cómodas butacas.

El hospedaje en sí es un placer único, las habitaciones amplias inundan con luz cada uno de los rincones de las suites, además de estar decorados con vivos colores en tonos verdes, cerezas o amarillos.

May Fair es la combinación de todas las caras de Londres; una perfecta mezcla de su charm moderno con su inigualable riqueza histórica.

W. themayfairhotel.co.uk