Home / Voyage  / Momentos de Magia Zadún, a Ritz Carlton Reserve

Momentos de Magia Zadún, a Ritz Carlton Reserve

Cuando el sol se oculta detrás de las rocosas montañas del desierto de Los Cabos y el día se convierte en noche a lo largo de la costa del Mar de Cortés, vemos encaramado entre

Cuando el sol se oculta detrás de las rocosas montañas del desierto de Los Cabos y el día se convierte en noche a lo largo de la costa del Mar de Cortés, vemos encaramado entre dunas de arena fina las cálidas luces del majestuoso Zadún, a Ritz Carlton Reserve en Los Cabos.

Me encuentro en un paraíso, un edén que juega con mis sentidos y me hace participe de la magia de la belleza natural donde se encuentra, formando parte del paisaje mismo. El edén que es Zadún cuenta con ambientes elegantes, relajados e íntimos que hacen de cada momento una preciosa memoria.

En Zadún, las suites y villas son una expresión de los elementos, se basan en la naturaleza para crear un espíritu cálido y acogedor. Las obras de arte, los objetos decorativos, el mobiliario y los textiles reflejan la tradición de la rica cultura artesanal de México con obras de artistas en Oaxaca, Yucatán, Campeche, Ciudad de México, Jalisco y Puebla.

Inspirado por este poder de cambio, su Spa Alkemia proporciona un hermoso espacio curación pacífica inspirado en la naturaleza y la tradición. Aquí, los tratamientos se realizan en entornos aislados en medio del rico follaje, se crean exfoliantes corporales en el momento e ingredientes locales y rituales antiguos se utilizan para limpiar el cuerpo y despejar la mente. El entorno paisajístico es un oasis en medio del desierto, difuminando la frontera entre el interior y el exterior.

Cada instante aquí es una aventura sensorial, una oportunidad de agasajos y experiencias de relajación, convivencia con la naturaleza y exquisitez culinario – todos los maravillosos restaurantes del hotel son expresiones autenticas de la lata gastronomía de México, desde Humo con sus exquisitos cortes de carne, El Barrio, tradicional e innovador a la vez, Equis, donde el desierto y el mar unen fuerzas, hasta Candil, donde nos esperan experiencias únicas, como degustaciones de mezcal y tequila.

Una serenidad absoluta reina sobre las dunas del desierto de Los Cabos que desemboca en un mar de color azul profundo. Desde la infinita terraza de mi villa, extendiéndose hacia donde el azul turquesa del mar y el azul profundo del cielo se unen en el horizonte, me dejo llevar por el exquisito lujo y la perfección del servicio de Zadún. La suave brisa trae consigo la música del crujir de las olas y el seductor aroma de arena caliente, envolviéndome y abrazándome.

APASIONADA DEL BUEN VIVIR