Home / Voyage  / Flâneurs en Suzhou

Flâneurs en Suzhou

La palabra francesa flâneur define a quienes pasean por una ciudad, al vaivén de la multitud, sin rumbo fijo, parándose frente a un café, un bistro, una tienda o como escribe Cortázar en su cuento ambientado en París Las babas

La palabra francesa flâneur define a quienes pasean por una ciudad, al vaivén de la multitud, sin rumbo fijo, parándose frente a un café, un bistro, una tienda o como escribe Cortázar en su cuento ambientado en París Las babas del diablo, ese brusco y delicioso rebote de un rayo de sol en una vieja piedra,  los poetas y escritores son especialmente dados a tener vocación de flâneurs.

 

«Las cocinas Jiangzhe y Chaozhou se sirven a diario y nos garantizan un sabor auténtico y explosivo».

 

Así, vagando y paseando sin prisa, podemos hacer nuestras las  imágenes y reflexiones con las que entendemos  mejor la forma de vida de los habitantes y nos conectamos con los demás viajeros.

Uno de los lugares más mágicos para practicar el arte del flâneur, es Suzhou, en China, una milenaria ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y que ha cautivado a cientos de generaciones con su belleza. Sus hermosos jardines fueron construidos por emperadores y las familias importantes, y tal como ellos, nos deleitamos con sus apacibles canales de agua que corren paralelos a las calles. Hay tanta agua corriendo por esta pintoresca ciudad, que es conocida también como Venecia de China, y atrae a viajeros que aman la historia y a la excentricidad del país.

Además de su abundante historia, la ciudad se ha convertido un moderno centro comercial de  Jiangsu, la provincia en la que se encuentra, por lo que atrae a millones de viajeros de negocios y placer, y la mejor manera de perdernos en sus encantos es dentro del  W Suzhou, un moderno y elegante hotel que derrocha energía creativa y la atención dedicada que distingue a la cadena hotelera.

GALERIA

En su diseño audaz se atrapan los colores más vibrantes y los trazos más delicados, dentro de amplios espacios que capturan la imaginación. En su visión moderna está atrapado el patrimonio arquitectónico de la ciudad, con un estilo que establece una profunda conexión del hotel con la naturaleza, en contraste con la ciudad antigua. Rockwell Group se inspiró para su diseño en los jardines clásicos de la antigua ciudad, destacando los elementos tradicionales y naturales pero con su sello distintivo.

Los rasgos culturales y arquitectónicos que tanto nos fascinan de Suzhou, se integran en la estética del hotel mediante la reinterpretación de lagos, rocas, pabellones,  puertas y elementos que parecen levitar distribuidos en todo el hotel. Una de las más hermosas muestras de este arte flotante es la Nube de Cristal, que es un candelabro de metal y acrílico que simula el fluir suave de las nubes por el cielo, incluyendo cambios en la iluminación y con efectos de niebla.

Sus restaurantes y bares son un festival de sensaciones, con vistas increíbles al lago Jinji, que refleja en sus aguas la emoción de descubrir a China desde la comodidad de sus instalaciones. Toro Loco es el primer restaurante español de Suzhou, en Su Yan se disfruta de la verdadera comida china. Las cocinas Jiangzhe y Chaozhou se sirven a diario y nos garantizan un sabor auténtico y explosivo.

 

W Suzhou

Tw. @wsuzhou

W. starwoodhotels.com

«Uno de los lugares más mágicos para practicar el arte del flâneur, es Suzhou, en China, una milenaria ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO».

APASIONADA DEL BUEN VIVIR