Home / Voyage  / Gastronomía en Andalucía

Gastronomía en Andalucía

Viajar a Andalucía es viajar al pasado, adentrarse a la rica historia de esta hermosa zona de España y encontrarse en un mundo diferente. La gastronomía es un punto clave de cualquier viaje a España, y

Viajar a Andalucía es viajar al pasado, adentrarse a la rica historia de esta hermosa zona de España y encontrarse en un mundo diferente.

La gastronomía es un punto clave de cualquier viaje a España, y en está mágica región de Andalucía nos encontramos con muchos tesoros.

En la ciudad de Úbeda, Patrimonio de la Humanidad UNESCO, junto al mirador de San Lorenzo y con vistas al valle de Sierra Mágina se encuentra el restaurante Amaranto, un local que ofrece un esmerado servicio gastronómico. Bajo la filosofía T.P.T (técnica, producto y tradición), la cocina de este magnífico restaurante logra trasmitir ese sabor único de Andalucía.

Para cenar en Úbeda opté por el famoso Asador de Santiago, un restaurante elegante y clásico donde se gocé de típicos platillos de la zona. Recomendado por las guías Michelín y Repsol, el Asador ofrece un extenso menú de delicias locales, perfectamente maridados con excelentes vinos españoles.

 

Algunas de las experiencias culinarias de Andalucía llegan acompañadas del fuerte zapateo y los tristes cantos del flamenco, como lo fue mi cena el Templo del Flamenco. Ubicado en una cueva en el barrio de Albaycín, este magnífico show es dirigido por Antonio Vallejo, un talentoso cantante. Siguiendo la tradición gitana, el elenco del grupo de flamenco es una sola familia, en cuyas venas fluye talento nato y pasión infinita.

 

La siguiente parada gastronómica fue la ciudad de Córdoba, conocida por su bellísima mezquita y ciudad vieja enmurallada. En el restaurante Garum 2.1. gocé de una comida excepcional. Mezclando platillos típicos y sabores auténticos de la zona con toques innovadores, la cocina de Garum 2.1 logra lo que muchos anhelan y pocos logran. Este bello bistronómic tapas bar ha sido reconocido por su excelencia y varias de las creaciones del chef ha ganado premios nacionales.

Al siguiente día, después de una hermosa caminata por los puentes de la ciudad, disfrute de una maravillosa comida en el bello jardín del restaurante Bandolero. Además de una excelente cocina, este magnífico lugar tiene la mejor ubicación; está pocos pasos de la mezquita, la mayor atracción de Córdoba.

 

GALERIA

 

En el pintoresco pueblo de Antequera disfruté de cocina tradicional con un toque vanguardista en Arte de ‘Cozina’. Este lugar pertenece al grupo de Gastroarte, un colectivo gastronómico formado por una treintena de cocineros andaluces. Su cocina nos mima con una recuperación, elaboración y reinterpretación del recetario ancestral y tradicional malagueño.

Para cerrar con broche de oro, la odisea culinaria termina en la capital de Andalucía: la eterna Sevilla. Un lugar donde pude conocer el verdadero sabor de Sevilla fue la Taberna del Alabardero. Ubicada en la céntrica calle Zaragoza, en una preciosa Casa Palacio del siglo XIX, desde que abriera sus puertas en 1992, Taberna del Alabardero se ha entregado a la creación de platillos con personalidad, típicos de la zona y exquisitos. Su excelente cocina nos transporta a los tiempos dorados de esta histórica ciudad y su atención al detalle nos remontan a las épocas de realeza y majestuosidad que vivió Sevilla.

Otro magnifico restaurante en esta bella ciudad es Robles Placentines, un lugar donde me sentí rodeada de un ambiente de tradición inspirado en una bodega sevillana. Aquí tuve el placer de probar las exquisitas elaboraciones de su cocina a base de tapas y raciones, y así vivir la auténtica cultura gastronómica andaluza. Este causal y encantador lugar ofrece una rica carta variada llena de propuestas un poco más informales repletas de sabor y calidad.

 

«Conocer Andalucía es dejarse enamorar y estar dispuesto a regresar a casa con un suspiro en el corazón.»

APASIONADA DEL BUEN VIVIR